miércoles, 29 de abril de 2009

Empleo de las letras mayúsculas

El empleo de las letras mayúsculas es un tema complejo que con frecuencia plantea dudas. Revisemos las reglas más básicas.

Recordemos antes de nada que el uso de la mayúscula no exime de poner tilde cuando así lo exijan las reglas generales de acentuación.

Se escribe mayúscula después del cierre de los signos de interrogación o de admiración, a no ser que éstos vayan seguidos de coma o de punto y coma. Porque lo que nunca puede seguir a uno de estos signos es punto, aunque sea final de oración. (¿Dónde está? En su casa).

Mayúscula detrás de los dos puntos (:) que siguen al encabezamiento de una carta o documento: (Querido amigo: Te escribo…) También cuando los dos puntos introducen palabras textuales (Pedro dijo: Volveré pronto).

Los nombres propios y los de persona, animal o cosa singularizada exigen mayúscula inicial: Rocinante, las Tablas de la Ley; igual que los nombres geográficos. Y si el artículo forma parte de ese nombre, también él se escribirá con mayúscula: El Salvador, La Habana.

Cuando un nombre propio de lugar va acompañado de un nombre común formando parte de él, los dos llevarán mayúscula inicial: Ciudad de México, Puerto de la Cruz El apellido que comienza por preposición, por artículo o por ambos se escribirá todo con mayúscula: señor De La Mora, a no ser que vaya precedido por el nombre de pila: Mauricio de la Mora.

Con mayúscula también los nombres de astros o planetas, considerados estrictamente como tales: el Sol es el astro rey. La Luna es un satélite de la Tierra, no cuando se refiere a ellos en relación con otros hechos: era una noche de luna llena. Lo mismo sucede con los puntos cardinales: la brújula señala el Norte. Viajaremos por el norte de los Estados Unidos.

Los sustantivos y adjetivos que forman el nombre de instituciones, organismos, partidos políticos, etcétera, se escriben con mayúscula: Biblioteca Nacional, Universidad Iberoamericana, Partido Demócrata, así como los nombres de las carreras universitarias: licenciado en Biología o doctor en Filosofía.

Luque Maricarmen